Yo y mis circunstancias

La cura para todo es siempre agua salada: sudor, lágrimas o el mar. (Isak Dinesen/Karen Blixen) Fue un verano pasado por agua; salada. Fue en el Loira, en Quiberon, en Finistère. Fue en La Rochelle, en Donostia y en los Pirineos. ¡Y en ningún sitio pude nadar!, ni siquiera meterme en el agua por encima … Sigue leyendo Yo y mis circunstancias

Anuncios